Agroecología en el Parque Natural de la Albufera de València

Celia CLIMENT DE LA HERA y Patricia DOPAZO GALLEGO

Recogida paja banco de paja Foto Lucia Moreno

Recogida de paja para la edición del banco de paja. Foto: Lucía Moreno

Quema paja arroz Lucia Moreno

Quema de la paja en los campos de arroz. Foto: Lucía Moreno

 

Muy cerca de la ciudad de València se ubica el Parque Natural de la Albufera. Se trata de un ecosistema de marjal con una laguna central, separada de la franja costera por una barrera litoral de bosque mediterráneo y ecosistemas dunares. En el siglo XIX se redujo de manera importante la extensión del lago a la vez que crecía la superficie cultivada de arroz, introducido en tiempo de los árabes. Este hecho, unido a la industrialización de la agricultura y el desarrollo urbanístico en la década de los setenta, derivó en el colapso ecológico de la Albufera. Para favorecer su conservación, se le otorgó la categoría de parque natural en 1986 y desde entonces ha recibido otras figuras jurídicas internacionales de protección. Hoy la gestión de los residuos y vertidos ha mejorado, a pesar de que la entrada de agua es menor y de menos calidad.


Actualmente, el arrozal cubre dos terceras partes de la superficie total del parque natural, concretamente 14.000 de las 21.120 ha, lo que representa el 14 % de la producción de arroz del Estado. Teniendo en cuenta el valor identitario de este cultivo, el arroz de la Albufera tiene mucha fama y está identificado con una denominación de origen. Otras actividades tradicionales de la zona son la pesca artesanal y la caza.

CULTIVO INTENSIVO DENTRO DE UN PARQUE NATURAL

València es solo uno de los 13 municipios que limitan con el parque, pero es el primero de ellos en desarrollar una Estrategia Agroalimentaria municipal, fruto de un proceso abierto de consulta pública. El documento incorpora entre sus acciones dos medidas relacionadas con el cultivo de arroz. La primera es la necesidad de fomentar su gestión agroecológica. Según Josep Manuel Pérez Sánchez, jefe de sección de Agricultura y Huerta del Ayuntamiento, una transición agroecológica «podría ser un ejemplo a seguir, pero cuesta mucho introducir cambios cuando se continúan haciendo tratamientos aéreos de productos contraindicados para el agua dentro de un parque natural y muy cerca de un lugar turístico como El Palmar». Josep menciona también un conflicto clásico que quizás ya tendríamos que haber superado: desde la agricultura convencional de la Albufera históricamente ha habido un posicionamiento en contra de todo aquello que «huela a ecologista».

La otra medida relacionada con el cultivo de arroz que incluye la Estrategia Agroalimentaria no es menos compleja. Propone generar infraestructuras y procedimientos para la gestión de los residuos agrarios con una visión de economía circular. Y es que el cultivo de arroz de la Albufera genera al año 75.000 toneladas de paja que en una buena parte se queman, lo que acarrea problemas de salud como el aumento de enfermedades respiratorias y molestias oculares en las poblaciones cercanas, o la contaminación por emisión de gases de efecto invernadero. Incorporar la paja de forma inadecuada o dejarla sobre el suelo e inundar el campo, provoca la putrefacción de las aguas con la consiguiente mortandad de peces.

  Desde la agricultura convencional de la Albufera históricamente ha habido un posicionamiento en contra de todo aquello que «huela a ecologista».  
 

La Política Agraria Comunitaria (PAC) prevé compensaciones a los agricultores por las restricciones en las prácticas de cultivo en zonas de importancia ecológica como la Albufera, por tanto, están sujetos al compromiso de gestionar la paja de arroz de forma alternativa a la quema. Sin embargo, año tras año, continúa quemándose un volumen importante de paja entre los meses de octubre y noviembre. La alternativa, que consiste en su retirada y reaprovechamiento, no presenta claros beneficios para los productores, que ven en este residuo un problema y una carga adicional de trabajo.

En los últimos años, se ha autorizado la quema de la paja de arroz de manera excepcional y bajo criterios fitopatológicos, pero la apuesta de la Generalitat Valenciana es reducirla progresivamente para disminuir las molestias que causa en el entorno. Por su parte, la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ha fomentado estudios de investigación sobre usos alternativos y ha creado una Comisión Técnica para el Estudio de Alternativas a la Quema de la Paja del Arroz.

LA CIUDADANÍA SE MOVILIZA: EL BANCO DE PAJA DE ARROZ DE LA ALBUFERA

Parece, entonces, que las diferentes tensiones impiden cualquier cambio y la situación se encuentra en un callejón sin salida. ¿Podemos encontrar alguna solución? ¿Qué se hacía antes con la paja?

Antes de su mecanización, la siega se hacía manualmente y prácticamente todo el material se sacaba de los campos hacia las trilladoras, que separaban el grano de la paja. Allí, la paja se recogía para la alimentación animal, la fabricación de papel u otros usos, como cubierta vegetal de los frutales o protección para la cerámica. El círculo se cerraba y la paja no era considerada un residuo, sino un recurso. ¿Se puede volver a esta situación?

Raúl Silla, de la Cooperativa l’Aixada com Eixida lo tiene claro. Su colectivo y Acció Ecologista Agró fueron los principales impulsores del Banco de Paja de Arroz de la Albufera, que nació en otoño de 2014. «En una visita al parque, me llamó la atención el problema de la gestión de la paja. Desde nuestra visión como proyecto agroecológico cercano, era una oportunidad puesto que hasta ahora la paja era un recurso que teníamos que conseguir fuera», cuenta Raúl. Entonces, pensaron cómo diseñar una fórmula participativa coordinada y autogestionada que ofreciese este recurso de proximidad. Lucía Moreno, de Acció Ecologista Agró, señala que esta pequeña iniciativa «no soluciona el problema de la paja, pero dinamiza sus usos y hace red, promueve el contacto entre muchos usuarios y proyectos».

Además, según Raúl, en estos cuatro años de funcionamiento, el banco de paja ha tenido demanda de paja ecológica, «lo que ha contribuido a hacer visible que en la Albufera, excepto casos anecdóticos, no se cultiva arroz ecológico. Se ha empezado a crear una masa crítica que exige que los arrozales se conviertan a ecológico».

Una ventaja de introducir prácticas agroecológicas en el marjal sería la mejora de la calidad del agua de la Albufera. «¿Cómo podemos seguir hablando de conservación de espacios naturales protegidos si no existen estrategias de amortiguamiento de la contaminación?», se pregunta Raúl. Según Lucía, «los problemas del agua no son solo de residuos agrícolas y fertilizantes. En la Albufera hay un problema muy grande con las aguas pluviales, que recogen toda la suciedad de los pueblos de los alrededores. Por otro lado, cada vez entra menos agua a la Albufera y encima estamos alerta debido a los macroproyectos de modernización de regadíos porque comportarán una reducción de los retornos de agua». Para mejorar realmente la calidad del lago haría falta, por lo tanto, asignarle un caudal ecológico mínimo, incidir en un programa de buenas prácticas en toda la cuenca del Júcar y crear más filtros verdes como los del Tancat de la Pipa, área de reserva gestionada por el grupo ecologista. «El arroz ecológico podría ser un filtro verde fantástico», concluye Lucía. Así pues, podríamos afirmar que no hay excusas para plantearse definitivamente una transición del cultivo del arroz a la Albufera hacia la agroecología, así como una gestión no contaminante de la paja.

OBSTÁCULOS PARA LA TRANSICIÓN AGROECOLÓGICA

Algunos aspectos de la situación actual chocan frontalmente con la que podría ser una gestión agroecológica de la Albufera: el uso indiscriminado de productos fitosanitarios, la toxicidad de las aguas de regadío y la sobreexplotación del suelo con un único cultivo. Santos Ruiz, gerente del consejo regulador de la Denominación de Origen de Arroz de Valencia, plantea una paradoja: «El único cultivo que se puede llevar a cabo en la Albufera es el arroz porque favorece la presencia de aves. Los campos deben inundarse cada nueve meses para crear un espacio confortable para ellas. Si hiciéramos rotación de cultivos, que es uno de los principios de la agricultura ecológica, no podríamos inundar los campos». En esta apreciación coincide Josep Manuel Pérez: «El manejo agroecológico de un cultivo que se repite año tras año es muy complicado. En otros humedales, el manejo permite hacer rotaciones, pero la Albufera se inunda, esta es la diferencia».

  El cultivo de arroz de la Albufera genera al año 75.000 toneladas de paja que en una buena parte se queman, lo que acarrea problemas de salud como el aumento de enfermedades respiratorias y molestias oculares en las poblaciones cercanas, o la contaminación por emisión de gases de efecto invernadero.   
 

Lucía Moreno apunta también a la cuestión del agua: «Toda la Albufera se ha transformado por una gestión de agua única para el arrozal, que es muy difícil que sea compatible con otros tipos de cultivo. Pero hay terrenos donde sí se podría practicar la rotación».

En el mismo sentido se expresa Paloma Mateache, conservadora y directora del Parque Natural de la Albufera, que explica que en determinadas zonas del parque sí que se podrían introducir prácticas ecológicas, porque no se inundan todas las hectáreas de arroz y porque en el parque hay mucha materia orgánica: «En las zonas de no inundación se podría hacer fangueo y evitar el abono químico. También se podría escardar para reducir el uso de herbicidas. Pero nada servirá si no hay estudios sobre la rentabilidad del cultivo ecológico o si no se demuestra a los agricultores que la práctica ecológica no les perjudicará económicamente».

En cambio, para Raúl, la cuestión de la transición ecológica no debería valorarse con criterios economicistas. «Tendríamos que preguntarnos qué es mejor: ¿cultivar un arroz de calidad nutricional o un arroz con moléculas perniciosas para la salud?, ¿la sobreproducción para competir en el mercado global o la producción consciente para alimentar a los territorios productores y adyacentes?. En definitiva, ¿llegar al colapso irreversible de un ecosistema o recuperar las prácticas sostenibles que desarrollaron nuestros ancestros?».

HACER CAMINO DESDE LA BASE

Es precisamente la relación con los arroceros (un sector totalmente masculinizado) lo que más está costando en el día a día del banco de paja. «Al principio parecía que tirábamos de favores», cuenta Lucía. «El primer año, el banco de paja consistió simplemente en un llamamiento para pasar la tarde en la siega del arroz y decirle a la gente: mirad, aquí hay paja y os la podéis llevar. El siguiente año hicimos una demostración del empacado, porque mucha gente decía que no se podía. Los propietarios no estaban especialmente ilusionados; si alguien recoge la paja, perfecto, pero siempre que no sea ninguna molestia». Raúl cree que este escepticismo tiene relación con la escala de las propuestas: «Se piensa que la solución tiene que ser de un cariz empresarial fuerte y nosotros hablamos de otro tipo de metodología mucho más práctica, social y de interacción con el espacio y no tanto de maquinaria pesada, grandes inversiones, etc.».

Sin embargo, la edición del Banco de Paja de Arroz de la Albufera de 2017 fue un punto de inflexión gracias a la complicidad de un empacador local, José Luis, que además de preparar el empacado, proporcionó almacenamiento y distribución, de forma que la gente podía ir a recoger paja durante todo el año. «Hemos pasado de 3000 balas de paja a más de 30.000 en un año, el equivalente a 200 hectáreas, que ya es una buena cantidad», explica Raúl. Las personas que recogen la paja pagan un euro por bala al empacador para cubrir sus gastos.

Lucía dice que uno de los éxitos del banco de paja es hacer red: «A cada proyecto que llega con ideas sobre cómo utilizar la paja lo ponemos en contacto con otros similares. También tratamos de darles visibilidad, porque son muy inspiradores». Para ella, sería un éxito conseguir que en el parque de la Albufera las próximas infraestructuras se construyeran solo con paja de arroz y esta práctica se podría extender al resto de espacios naturales. «Si todos los campos de cítricos de los alrededores usaran la paja de arroz para acolchar la tierra, mitigaríamos el problema de la paja y el ahorro de agua sería notorio», añade Raúl.

En cualquier caso, una transición a ecológico por parte de todo el arrozal parece una tarea utópica actualmente, aunque está muy cerca el ejemplo del Parque Natural del Delta del Ebro, donde buena parte del arroz es ecológico y se valora la recuperación de prácticas tradicionales. «Para nosotros lo más importante es conectar los proyectos agroecológicos que ya existen aquí y hacernos fuertes gracias al apoyo mutuo y las alianzas. Si somos capaces de contextualizar todo esto en la pequeña escala en la que estamos trabajando, en una transición agroecológica en la que intervengan los grupos de consumo y el resto de actores, podemos colocar fácilmente tanto la paja sin residuos como el arroz ecológico entre las redes que hemos tejido», asegura Raúl. Para Josep Manuel Pérez, la alianza con el consumo es básica, «estaría muy bien si el sobrecoste de producir de manera ecológica se asume por parte de la población y de la administración». Respecto al precio, para Lucía, un buen reto sería retirar todo el arroz de la Albufera de los canales globalizados de comercialización, «porque si no, es imposible, ahora mismo están pagando a 30 céntimos el kilo de arroz. Es un cultivo que sobrevive por las ayudas de la PAC. Debemos hacer reflexionar a la sociedad sobre nuestros espacios naturales porque a toda la gente que viene de visita al parque siempre se le llene la boca de orgullo y gozo con la Albufera y la agricultura, pero… ¿dónde compran el arroz?».


Celia Climent de la Hera
CERAI
Patricia Dopazo Gallego
Plataforma per la Sobirania Alimentària del País Valencià y Revista SABC

 

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.