Un banco de tierras gestionaría la tierra en desuso y regularía los precios de la tierra

Carles Soler y Gustavo Duch

Artículo publicado en Ara.cat (en catalán)

jaime escribano

Foto: Jaime Escribano

A medida que el representante de una importante cooperativa agraria iba explicando el funcionamiento de su fondo de tierras, los dos nos miramos a los ojos. No nos cuadraba nada. Pensábamos que aquella jornada titulada «¿Quién trabajará la tierra?» estaba diseñada para conocer mecanismos y fórmulas para que un bien tan preciado como la tierra —la garantía de alimentación para la humanidad— deje urgentemente de estar controlado por muy pocos (en Catalunya un 5 % controla más del 43 % de la tierra agrícola), deje de servir exclusivamente a intereses económicos y recupere su función principal: la producción de alimentos sanos para la población local.

O aquella intervención estaba fuera de juego o lo estábamos nosotros. Es fácil que esta segunda opción fuera la correcta, porque nosotros lo miramos todo, terca y obsesivamente, desde la perspectiva política de la soberanía alimentaria. Esta cooperativa, con funcionamiento empresarial y que el último año recibió más de dos millones en ayudas de la PAC, está alerta para identificar tierras que se alquilan o se venden. Con su fuerza, que es mucha, hacen una propuesta y, una vez la tienen atada, la ofrecen a sus socios con este instrumento que denominan fondo de tierras. Una excelente explicación para entender uno de los mecanismos que está provocando concentración de tierras en manos de quien se dedica a producir y exportar fruta a Rusia, a la China o a la Conchinchina.

En esta jornada, la consejera del departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de Catalunya, Meritxell Serret, nos recordaba que el 90 % del territorio catalán es rural. Destacó también la importancia del sector primario como elemento estratégico para hacer un país próspero y sostenible. Y en este contexto anunció que se está trabajando con los grupos parlamentarios y el sector para consensuar la Ley de Espacios Agrarios, un texto que, justamente, debe permitir, como primer objetivo, la definición de los espacios agrarios, así como criterios e indicadores para preservarlos; y, como segundo objetivo, la puesta en funcionamiento de mecanismos para movilizar la máxima cantidad posible de hectáreas de tierras.

Respecto al primer objetivo, pensamos que no se trata solo de preservar la tierra para usos agrarios, como define el borrador (justo es decir que esto ya es un paso importante), sino que hay que posicionarse claramente con regulaciones que vayan más lejos, en concreto, priorizando estos espacios agrarios con finalidades alimentarias ante otros usos agrarios, como por ejemplo la producción de los llamados biocombustibles. Antes comestibles que combustibles. Y, muy importante, no dejar puertas abiertas a recalificaciones para las llamadas «infraestructuras de interés general» como hace el borrador que hemos podido analizar. Cuando en Catalunya importamos casi el 70 % de lo que comemos y el PIB agrario es tan bajo como el 1 %, es más estratégica y necesaria la producción alimentaria local que disponer de más aeropuertos, trenes de alta velocidad o autopistas. Cómo diría un indio americano, las infraestructuras no se comen.

Respecto al segundo punto, sobre cómo se pueden movilizar tierras para la actividad agraria, la decepción se ensancha porque este borrador solo presenta un único y dudoso mecanismo para acceder a lo que denomina «suelos en desuso», que supone un pequeño 1,5 % del total de los suelos agrarios. Dudoso porque para catalogar qué quiere decir «desuso», uno de los supuestos habla de aquellos terrenos que no alcanzan el 50 % de los rendimientos medios de explotaciones similares de la comarca. Si tenemos una tierra trabajada de manera agroecológica junto a tierras dopadas con fertilizantes de síntesis con producciones muy superiores, ¿quiere decir que estas primeras, respetuosas con el mismo suelo, pueden ser consideradas «en desuso» y formar parte de un registro que se quiere poner en marcha para gestionarlas y buscarles nuevos arrendatarios? Otra vez, una puerta abierta a la concentración de tierras para un modelo que entiende la agricultura exclusivamente como un negocio.

Si en Catalunya, repetimos, tenemos mucha tierra en manos de unos pocos y somos vulnerables «alimentariamente hablando», lo que nos hacen falta son fórmulas valientes para «una redistribución justa de la tierra y facilitar el acceso a nuevo campesinado», como dice el colectivo Terra Franca, que también recuerda que en muchos países de nuestro entorno todo esto se resuelve con la figura de un banco de tierras, que el borrador no menciona en ningún momento. Un banco de tierras que, efectivamente, gestione la tierra en desuso, pero que también regule los precios de la tierra e impida ventas a precio de oro; que movilice tierra pública muchas veces ignorada; y que pueda interceder facilitando los traspasos o las cesiones de tierras cuando los agricultores o agricultoras quieran jubilarse. Y esto debe llevarse a cabo garantizando siempre que todas estas tierras lleguen prioritariamente a nuevas incorporaciones de gente joven, de mujeres, también de población recién llegada, con la firme voluntad de dedicarse, mediante modelos agroecológicos, a alimentar a la población local.

Trabajando la tierra.

Carles Soler y Gustavo Duch

Revista SABC

 


Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Agradecemos tu apoyo

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.