Laia DE AHUMADA y Pau MORAGAS

Cuidando la tierra, las personas y la comunidad

La crisis económica y social que estamos viviendo en estos últimos años ha generado una situación de descuido del bienestar de las personas y de vulneración de sus derechos. Una situación que afecta de manera especial a las que son más frágiles, expulsándolas a los márgenes del sistema, convirtiéndolas en personas excluidas, o en riesgo de exclusión, que a efectos prácticos viene a ser lo mismo. Esta situación, unida a una mayor sensibilización por el entorno rural y la alimentación, una mayor solidaridad y una nueva conciencia que apunta hacia otros modelos de vida sostenibles, ha vuelto a poner en el candelero el concepto de Agricultura Social.

agricultura social
 

TERAPIA DE LA TIERRA

La Agricultura Social une el trabajo en la tierra, propio de la agricultura, con las acciones terapéuticas propias de la acción social. No es un nuevo concepto porque hace años que entidades sociales y empresas de inserción trabajan con personas «frágiles», rescatándolas del olvido al que se les había condenado por su supuesta incapacidad para realizar un trabajo de forma competente dentro del mercado laboral. A este tipo de personas frágiles física o psíquicamente, se les ha unido otros tipos de fragilidades que son consecuencia de la precariedad laboral que vivimos, la cual conlleva pobreza material, desarraigo, abandono, soledad y en ocasiones malvivir en la calle. Así, la solidaridad de una parte de la sociedad, que no puede permanecer callada ante la injusticia, ha propiciado la creación de proyectos agrícolas en huertos urbanos, periurbanos o rurales con el fin de ocupar a las personas, de dignificarlas, de motivarlas y de empoderarlas, bien con un puesto de trabajo que les procure un salario, bien con una autoocupación que les proporcione los alimentos que necesitan para su subsistencia.

En este último caso, no es lo mismo plantar y comer de lo que se recolecta que recibir una bolsa de alimentos que, aunque generosa y necesaria, por lo común no solo carece de productos frescos, sino que cronifica la pobreza en vez de empoderar a la persona.

Pero el concepto de Agricultura Social no contempla únicamente el ámbito agrícola y el social sino que abarca otros aspectos de relación y de potenciación del medio rural que son, si cabe, un valor añadido digno de tener en cuenta.


     No es lo mismo plantar y comer de lo que se recolecta que recibir una bolsa de alimentos.  
 

Aproximación conceptual

El proyecto europeo SoFar (Social Services in Multifunctional Farms ‘Servicios Sociales en granjas multifuncionales’) coordinado por el profesor Francesco Di Iacovo de la Universidad de Pisa, ha visibilizado a través de diversas publicaciones la realidad de numerosas experiencias de toda Europa. Según él, la Agricultura Social puede ser definida como un conjunto de actividades que están inmersas en la producción agraria y que a la vez promueven acciones terapéuticas, de habilitación, de capacitación, de inclusión social y laboral, de recreo, educativas y de servicios útiles para la vida cotidiana. En general, estaríamos hablando de aquellas prácticas agrarias que tienen también por objetivo la rehabilitación de personas en riesgo de exclusión social, la educación o la integración de los colectivos considerados «de baja contractualidad» (discapacidad psíquica y mental, población carcelaria, tóxico dependientes, menores…), pero también las que dentro de este marco ofrecen servicios a grupos específicos como la infancia y la vejez.

La Agricultura Social adopta una visión multifuncional de la agricultura, y entre sus resultados encontramos, además de productos agrarios, el acceso al trabajo, la atención a la salud, la educación o la terapia. También aporta una visión innovadora por cuanto pone en relación a profesionales de áreas de trabajo tradicionalmente diferentes, como son las de producción agraria y las de servicios sociales, y es capaz de hacer llegar, sobre todo en las áreas rurales, la atención social a la comunidad de proximidad.

VALORES DE LA AGRICULTURA SOCIAL

La Agricultura Social, como hemos dicho, es a la vez un viejo y un nuevo concepto. Por una parte, podríamos pensar que se trata de la evolución de las redes locales informales de ayuda mutua, bien presentes en el mundo rural antes de la modernización de la agricultura y del establecimiento del sistema público del bienestar. En la actualidad, sin embargo, el concepto ha evolucionado y avanzado de una manera innovadora y dinámica, amparado en algunos países, por un marco conceptual y legislativo.

En un contexto general, la Agricultura Social enlaza las políticas agrarias, sociales, laborales, formativas, sanitarias, judiciales, en un proceso progresivo que aproxima sus respuestas a las necesidades de las personas.

Desde el mundo social y terapéutico, las prácticas de la Agricultura Social responden a las necesidades cambiantes de la sociedad y proponen la inclusión social a través de actividades útiles y con sentido que parten del propio potencial —y no de las limitaciones— de las personas atendidas. Igualmente, la realización de actividades sociales, desde el mundo agrario y en un contexto rural, pueden hacer posible la existencia de una serie de recursos —sanitarios, educativos...— y servicios de proximidad que reviertan en el territorio y en la atención y cuidado de las personas que viven en él.

También, la actividad agraria para estas personas ofrece la posibilidad de participar en los diferentes ritmos del día, de las estaciones, evaluar y disfrutar el resultado del propio trabajo, asumir responsabilidades específicas adaptadas a las diferentes capacidades y formar parte de procesos de equipo donde conseguir objetivos comunes.

POTENCIALIDADES

Desde la perspectiva del mundo productivo agrario y rural, las prácticas de la Agricultura Social se están convirtiendo en una respuesta interesante en el contexto de lo que se ha venido definiendo como «multifuncionalidad» de la agricultura. Este concepto responde a las actividades productivas no agrarias que las fincas familiares han ido asumiendo como sistemas alternativos de generación de recursos, y en los que la incorporación de actividades sociales puede representar una nueva fuente de ingresos. Igualmente, este perfil social puede llegar a ser un elemento diferenciador y de valor añadido en la comercialización y comunicación del propio producto agrario, tal como desde hace años ha pasado con la cuestión medioambiental.

De hecho, las personas consumidoras cada vez tienen más interés en descubrir qué hay detrás de los alimentos. El valor ecológico y ambiental, junto con el valor social y económico —cómo se produce, qué tipo de economía y de valores sociales se están favoreciendo con el consumo...— se está convirtiendo en un factor cada vez más decisivo en el momento de la compra.

Por todas estas razones, están naciendo muchas experiencias dignas de ser tenidas en cuenta, que van formando una red importante que combina producción agrícola con valores sociales. Solo en Europa existen cerca de seis mil proyectos de Agricultura Social, experiencias que han emergido del rol activo, protagonista y colaborativo de numerosos actores de las comunidades locales: instituciones, asociaciones, cooperativas, fundaciones, empresas agrícolas y sociedad civil en general.


     Se trata de la evolución de las redes locales informales de ayuda mutua, bien presentes en el mundo rural antes de la modernización de la agricultura.  
 

RETOS DE FUTURO

El reto de todas estas experiencias estriba en saber responder adecuadamente a la producción de alimentos —calidad, servicio, comercialización— y al mismo tiempo saber integrar transversalmente toda una serie de valores añadidos, junto con asegurar la sostenibilidad de la iniciativa.

La dificultad para poner en marcha y consolidar estas experiencias viene dada por esta transversalidad: la no especialización obliga a trabajar en procesos más lentos que integran muchos aspectos, lo que comporta que el nivel de rentabilidad, a corto plazo, no siempre sea viable. Es por ello que la financiación a largo plazo de estos proyectos es un aspecto clave para garantizar su viabilidad y consolidación. Es necesario conseguir que las políticas sociales consideren prioritaria la atención a las personas, por eso debemos reclamar que estas iniciativas de agricultura social cuenten con el respaldo de la administración pública. En cambio lo que está sucediendo actualmente, como que se demoren los pagos y se deje a las entidades agrosociales en la cuerda floja, es inaceptable.

La Agricultura Social defiende un modelo que permite que las personas que lo desean se queden en el territorio, cuiden de la tierra, produzcan sus productos y se alimenten de ellos, que vivan, envejezcan y mueran en el seno de su comunidad porque tienen al alcance de la mano los servicios necesarios para ello.

Conseguir que la Agricultura Social se consolide y refuerce dependerá de la capacidad de las y los actores de emprender y animar iniciativas de este tipo, y también de la sensibilidad de la sociedad (consumidores, legisladores y ciudadanía en general) para entender y sostener este tipo de iniciativas.

Ejemplos de agricultura social en Catalunya

En Catalunya, concretamente, encontramos experiencias pioneras que llevan años trabajando con personas discapacitadas, como la cooperativa Sambucus, en la provincia de Barcelona, dedicada a la producción hortícola y a la restauración ecológica; Hortus Aprodiscae, en Tarragona, dedicada a la agricultura y la gastronomía ecológica; L’Olivera, en Lleida, conocida por sus vinos y aceites; y la Fageda, en Girona, conocida por sus yogures y otros productos lácteos, por citar solo algunas de las 33 entidades que trabajan en la misma línea, agrupadas en la «Xarxa Agrosocial de Catalunya». Por lo demás, no cesan de surgir, aquí y allá, nuevas experiencias como la de Verdallar, una empresa de inserción laboral para jóvenes, creada en el año 2012; o Horta de Santa Clara, que acoge a personas en riesgo de exclusión, las dos cultivando y comercializando productos con certificado ecológico.

 

  PARA SABER MÁS

    Social Farming http://sofar.unipi.it/

   Xarxa agrosocial: http://www.fundaciocatalunya-lapedrera.cat

 

Laia de Ahumada - Terra Franca
Pau Moragas - L’Olivera Cooperativa
 


Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Agradecemos tu apoyo

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.